Enfermedades

Las enfermedades periodontales, provocadas por una mala salud oral, no son mas que una acumulación de bacterias dañinas en la boca que, como ya hemos explicado antes producen pérdida de soporte óseo y de las piezas, pero sus consecuencias en ese entorno no son las únicas.

Estas bacterias entran en nuestro organismo a través de la infección bucal y provocan daños en múltiples órganos.

Se han  estableciendo conexiones científicas entre el aumento de sufrir afecciones cardiacas ligadas a una mala salud bucodental. En personas con además, colesterol alto, hipertensión o defectos congénitos es aconsejable un impecable control de la  higiene dental

En los pacientes diabéticos existe un peligro ya que como la periodontitis tiene un componente inflamatorio e infeccioso significativo, afecta muy negativamente al control metabólico de la enfermedad

El sistema digestivo empieza en la boca. Si nuestro mecanismo de masticar está deteriorado ya sea por falta de dientes, por problemas en las encías, por dientes rotos u oclusión mala, la comida no va a ser procesada correctamente antes de enviarla al estómago. Esto provoca que se forme más ácido del normal y, al estar tanto tiempo en el estómago, comienza el problema del reflujo ácido.

Muchos de los dolores de cabeza o de espalda lo son por causa del bruxismo, o el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes, generalmente, de noche lo que  provoca una tensión acumulativa en los músculos. Se soluciona con una férula de descarga dental.

El bienestar diario y  el deporte vemos que la sangre va acumulando las bacterias también en músculos y articulaciones, creando problemas que producen un cansancio crónico y una falta de elasticidad que con el tiempo acaba provocando lesiones muy graves.

Y al final todo, puede  comenzar con una deficiente higiene dental.